“La imaginación es el comienzo de la creación. Imaginas lo que deseas; deseas lo que imaginas; por fin, creas lo que deseas”. George Bernard Shaw

Inicio  |  Hogar equilibrado  |  Diagnóstico

Equilibra

Actitudes financieras saludables

Bookmark and Share

Cuando el dinero se convierte en un fin, dejamos de vivir y se convierte en nuestro centro de gravedad; interpretando que todo lo demás no tendrá sentido si el dinero no está presente.

Las personas más prósperas no son aquellas que han recibido grandes herencias, ni mucho menos quienes han ganado la lotería como muchas personas lo desean, sino que se caracterizan por tener una mentalidad y actitud diferente ante el dinero. .


Muchas de estas personas en su historia de vida han aprendido y han desarrollado su habilidad para administrar el dinero con un gran sentido de rentabilidad, es decir, utilizan el dinero no como un fin en sí mismo sino como un medio para alcanzar sus metas e ideales, entendiendo que el objetivo es administrar el dinero y no que suceda al revés.   

 

¿Quién no desea contar con más dinero disponible a fin de mes?, pero ¿quién realmente establece controles para que el dinero se utilice en lo necesario?.  Hay una paradoja en la manera como muchos de nosotros administramos el dinero, por un lado queremos que el dinero nos ayude a cubrir todas nuestras necesidades y alcanzar nuestros sueños, pero por otro lado no invertimos tiempo en educarnos para alcanzar este fin.  

 

Es un medio o un fin

 

Todos tenemos una idea acerca del dinero, dicho sea de paso en psicología decimos que dependiendo de nuestra manera de pensar respecto a los conceptos así será nuestra vivencia de los mismos, en otras palabras el significado que le otorguemos al dinero determinara nuestra relación con él.  Algunas personas asocian su condición financiera con el estado de felicidad que manifiestan, como si la felicidad dependiera solo del dinero, desplazando la propia salud, las relaciones familiares, las amistades, los tiempos de ocio y otro sin fin de aspectos que suman en el estado de felicidad personal.

 

Si es de las personas cuya vida gira entorno al dinero, es fundamental que aprenda a educarse, a usar el dinero de manera correcta, convirtiéndose en un buen administrador.

 

Sin educación es imposible que el dinero lo aprendamos a ver como un medio, de ahí que todos conocemos profesionales en el área de la contabilidad y las finanzas que tienen una calidad de vida limitada, dado que la relación que tienen con el dinero se ha convertido en una interacción tóxica, donde presentan altos índices de endeudamiento y todos los efectos que esto conlleva en el aspecto intrapersonal e interpersonal.  

 

Recuerde que el equilibrio financiero lo determina su actitud al dinero… ¿cuál es la actitud, que tiene usted?

 

 

 Un asunto de actitud

 

Si deseamos alcanzar el equilibrio en nuestras finanzas, existen una serie de actitudes tóxicas, que debemos quitar de nuestros hábitos. No me refiero al equilibrio en términos de que los egresos se ajusten a los ingresos, sino a la calidad de vida que esto conlleva. 


  1. Derrochar: es no valorar el esfuerzo y la dedicación, gastando en aquellas cosas que después de comprarlas nos generan una sensación de culpa porque realmente no eran necesarias. Recordemos que el esfuerzo es la cantidad de energía utilizada en una actividad y la dedicación es la cantidad de tiempo otorgada a esa actividad por lo que ocupamos entender que esto no es asunto de dinero sino de valorar nuestra energía y tiempo invertido. 

  2. Avaricia: es desear más de lo que se posee.  En la cultura materialista en la que nos desenvolvemos junto a la estimulación de las estrategias mercadológicas se programa una actitud de insatisfacción material que incluso lleva a muchas personas a accesar créditos con altas tasas de interés para realizar compras de artículos con el fin de estar a la “moda”, poniendo en aprietos su calidad de vida.  ¡Contrarreste la avaricia con una actitud de agradecimiento con la vida por lo que se posee sea poco o sea mucho!.

  3. Codicia: está muy asociada a la actitud anterior con la diferencia que se enfoca en desear intensamente lo de los demás.  Nace de la envidia y del egoísmo y por supuesto de la cultura del tener en que respiramos.  Es una actitud de competencia donde no deseo rezagarme, olvidando que el valor personal no lo determina lo que se posee sino lo que se es como ser humano.

 

 

Más información:
Grupo CIP
2253-7575
contacto@grupocip.org


https://www.youtube.com/watch?v=hhIRXR__eMo
  1. Nuestros Colaboradores
Vanessa Cavallini
Psicóloga y Terapeuta holística, Maestra de Reiki e Instructora de Yoga
Wagner Eduarte Saborío
Administrador de Empresas y Psicólogo
Walter Dresel
Médico cardiólogo y escritor uruguayo
German Retana
Consultor de negocios y profesor del INCAE
Freddy Fernández Vilapriño
Ingeniero Agrónomo y productor agrícola
Jorge A. Díaz
Terapista Físico y Entrenador
Priscilla Araya
Nutricionista
Daniel Garro Sánchez
Escritor costarricense, ganador de diversos certámenes literarios latinoamericanos
Mauro Fernández
Médico Cirujano y Ginecólogo Obstetra Especialista en Sexualidad
María Murillo
Comunicadora y Life coach mexicana
Lic. Rafael Ramos
Psicólogo
MSc. Annette Loynaz
Psicopedagoga
Centro Nacional de Información de Medicamentos
(CIMED)
Facultad de Farmacia, Universidad de Costa Rica (UCR)
INIFAR
Dra. Victoria Hall Ramírez
Dra. Ma. Soledad Quesada Morúe
Dra. Milania Rocha Palma
Dra. Wendy Montoya Vargas
Dra. Catalina Lizano Barrantes
Dra. Angie Ortiz Ureña
Enfoque a la Familia Costa Rica
Concejo de la Persona Joven
Viceministerio de la Juventud
Gobierno de Costa Rica
Inicio | Hogar equilibrado | Vivir Bien | Generales | Innovación | Dato Curioso | Útil y práctico