“La imaginación es el comienzo de la creación. Imaginas lo que deseas; deseas lo que imaginas; por fin, creas lo que deseas”. George Bernard Shaw

Inicio  |  Hogar equilibrado  |  Diagnóstico

Salud bucodental

Más reveladora de lo que usted imagina

Bookmark and Share

Detrás de una sonrisa se pueden esconder muchos datos que a simple vista no se ven. Al punto que puede revelar cómo anda su estado de salud en general.

Una mala salud bucodental tiene importantes repercusiones en nuestro organismo, al punto que muchas infecciones dentales están asociadas con enfermedades cardiovasculares e incluso problemas respiratorios.


Y es que enfermedades como el sida o la diabetes pueden manifestarse por la boca.


Una boca saludable debe ir más allá que una simple cuestión estética. Debe incluir hábitos de higiene desde los más pequeños e ir hacia el establecimiento de políticas públicas de salud bucodental que prevengan y fomenten calidad de vida en la población en general.


Lo que refleja el mundo no necesariamente es sinómino de una buena salud en ese aspecto.


Las dolencias bucodentales comparten factores de riesgo con las cuatro enfermedades crónicas más importantes -enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes- pues se ven favorecidas por las dietas malsanas, el tabaquismo y el consumo nocivo de alcohol. Otro factor de riesgo es una higiene bucodental deficiente.
Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) así lo revelan, las enfermedades bucodentales más comunes son las caries dental y las periodontopatías (enfermedades de las encías). Se estima que el 60 al 90 por ciento de los escolares de todo el mundo tienen caries dental.


Las enfermedades periodontales graves, que pueden desembocar en la pérdida de dientes, afectan a un 5-20 por ciento de los adultos de edad madura; la incidencia varía según la región geográfica.


¿Qué pasa en el país?


A pesar de los esfuerzos que se realizan para la prevención de las enfermedades orales estos están siendo insuficientes.
Estudios nacionales señalan que sólo 15 de cada 100 niños de 12 años se encuentran libres de caries, siendo está edad clave. La OMS la utiliza para cuantificar y comparar el promedio de piezas dentales cariadas, pérdidas u obturadas de una población.


El índice de caries en la población de 6 a 8 años para 1999 fue de 3.3, para ese mismo año se cuantificó que el 41 por ciento de los niños de 6 a 8 años necesitaban tratamiento restaurativo y de 12 y 15 años casi un 78 por ciento necesitaban restauraciones en sus piezas dentales.


En la lucha contra la enfermedad bucodental y los esfuerzos por disminuir su incidencia, se han desarrollado programas e iniciativas para cambiar este panorama.


Dientes sanos


En años recientes, la acción más importante tomada es la constitución del Plan Nacional de Salud Bucodental, que está elaborando distintas propuestas dirigidas a los grupos prioritarios de atención, dictando las políticas nacionales que deben ser implementadas de acuerdo con las necesidades específicas de cada grupo determinado, indica la Dra. Sylvia Gudiño, Odontopediatra.


Uno de los programas más impactantes en materia de salud pública ha sido la implementación desde hace más de 20 años del Programa Nacional de Fluorización de la Sal, que establece por ley que se adicione flúor a toda la sal que se produce en el país para uso doméstico; el beneficio que el mismo ha traído a la población se han evidenciado en estudios realizados desde su implementación.


La Dra. Grettel Molina, Odontóloga del Ministerio de Salud menciona que la disminución de la caries dental en los escolares a los doce años, menos pérdida de piezas dentales en la población en general, la incorporación de flúor a la sal de consumo humano, y una población educada en salud oral son grandes avances para el país.


No obstante, aun existen deficiencias, entre las principales limitantes que la especialista reconoce para brindar un mejor servicio extendido a toda la población, en general son de tipo económico, "es muy caro dar servicios de odontología, pero, se puede brindar un servicio de Atención Primaria en odontología con énfasis en la promoción de la salud oral, con actividades educativas y preventivas que son más baratas, efectivas y masivas".


Promover un cambio


Para contrarestar el estado de la salud bucodental de la población, algunas empresas desarrollan iniciativas desde hace tiempo atrás.


Un ejemplo, es la Colgate con su programa escolar "Sonrisas Brillantes Futuros Brillantes" que en Costa Rica se implementa desde hace más de 25 años y cuenta con el aval de diversas instancias públicas y privadas.


El objetivo es que para este año se habiliten nuevos proyectos para los Cen- Cinais y algunas ONGs.


Parte del problema en la salud bucal de los costarricenses se deben a que la mayoría de los programas desarrollados por los diferentes actores, públicos y privados, se enfocan en la población escolar, una vez que los niños dejan las escuela no tienen una continuidad.


Un estudio de la Asociación Gerontológica Costarricense (AGECO) en el 2004, identificó que el 53 por ciento de la población investigada había perdido la totalidad de sus dientes. También se evidenció que en las personas con dientes, la caries activa fue prevalente en el 77,7 por ciento. Por su parte, las periodontopatías estaban presentes en el 52,9 por ciento de las personas estudiadas.


Estas condiciones de salud bucodental en la población adulto mayor refleja que los programas de atención odontológica, educación para la salud y prevención de enfermedades dentales, al que tuvieron acceso durante su niñez, adolescencia y en su edad adulta no fueron efectivos.


Cifras reveladoras


Otros hallazgos epidemiológicos hacen ver que la aparición de la caries dental inicia muy temprano en la vida de los niños y niñas costarricenses, estudios de la prevalencia de esta enfermedad mostraron que el 36% de los infantes entre 12 y 24 meses de edad tenían caries, con un promedio de cuatro dientes cariados por niño.


Además, se identificó que los principales factores de riesgo de la caries durante esta edad son: deficiente higiene dental, destete temprano e inclusión de azúcares en la dieta principalmente en los biberones.


La Dra. Gudiño explicó que lo que origina tanto la caries como la enfermedad periodontal, es la presencia de una masa blanda y adherente llamada bio-film, esta se acumula sobre los dientes cuando no se lavan correctamente. El problema radica en la incapacidad de las personas para darse cuenta de su condición de riesgo, al permitir que el bio-film cause problemas en la boca, debido a la ausencia de políticas claras y contundentes que lleven a la promoción, protección y educación para la salud oral.


"El proceso salud-enfermedad debe ser atendido tomando como base programas promocionales de salud y de vigilancia epidemiológica con un modelo de análisis que permita confeccionar políticas, programas y objetivos a corto, mediano y largo plazo. Se trata de un labor que luego tendrá que ser discutida con todos los actores involucrados, llámense estos: entes prestadores de servicios, comunidades, entes gremiales, etc", agregó Gudiño.


Actualmente, el Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica se ha unido a otras organizaciones para trabajar una propuesta de política nacional de promoción de la salud bucal. Detallando en su propuesta: los lineamientos de promoción de la salud para el desarrollo de los "Programas Integrales de Salud Bucal".


Según la entidad para lograr el desafío de tener en Costa Rica "Comunidades Libres de Caries" se requiere contar con un fortalecimiento de la acción comunitaria, la participación decidida de los gobiernos locales en materia de promoción de la salud y el apoyo de los programas nacionales de educación, como es el caso de la acreditación de las escuelas amigables con la salud oral.

 

 Según la OMS la eficacia de las soluciones de salud pública contra las enfermedades bucodentales es máxima cuando se integran con otras enfermedades crónicas y con los programas nacionales de salud pública.


Es importante promover un enfoque basado en los factores de riesgo comunes para prevenir simultáneamente las enfermedades bucodentales y otras enfermedades crónicas.

Se debe sensibilizar acerca de la epidemia mundial de enfermedades crónicas; crear ambientes saludables, especialmente para las poblaciones pobres y desfavorecidas; atenuar y corregir las tendencias de los factores de riesgo comunes de las enfermedades crónicas.


Fuente: OMS

 


https://www.youtube.com/watch?v=hhIRXR__eMo
  1. Nuestros Colaboradores
Vanessa Cavallini
Psicóloga y Terapeuta holística, Maestra de Reiki e Instructora de Yoga
Wagner Eduarte Saborío
Administrador de Empresas y Psicólogo
Walter Dresel
Médico cardiólogo y escritor uruguayo
German Retana
Consultor de negocios y profesor del INCAE
Freddy Fernández Vilapriño
Ingeniero Agrónomo y productor agrícola
Jorge A. Díaz
Terapista Físico y Entrenador
Priscilla Araya
Nutricionista
Daniel Garro Sánchez
Escritor costarricense, ganador de diversos certámenes literarios latinoamericanos
Mauro Fernández
Médico Cirujano y Ginecólogo Obstetra Especialista en Sexualidad
María Murillo
Comunicadora y Life coach mexicana
Lic. Rafael Ramos
Psicólogo
MSc. Annette Loynaz
Psicopedagoga
Centro Nacional de Información de Medicamentos
(CIMED)
Facultad de Farmacia, Universidad de Costa Rica (UCR)
INIFAR
Dra. Victoria Hall Ramírez
Dra. Ma. Soledad Quesada Morúe
Dra. Milania Rocha Palma
Dra. Wendy Montoya Vargas
Dra. Catalina Lizano Barrantes
Dra. Angie Ortiz Ureña
Enfoque a la Familia Costa Rica
Concejo de la Persona Joven
Viceministerio de la Juventud
Gobierno de Costa Rica
Inicio | Hogar equilibrado | Vivir Bien | Generales | Innovación | Dato Curioso | Útil y práctico